Lissette Cristalina Canales: La Utec me ha dado la oportunidad de fortalecer todo mi desarrollo académico

A los 29 años asumió la responsabilidad de dirigir el decanato de la facultad de informática, cuando recién se había graduado de su especialidad en administración de empresas en el INCAE de Costa Rica.

Wilber Góchez
wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv 
Especial 35 años de la UTEC
La Palabra Universitaria

Después de más de tres décadas son innumerables los profesionales que se han formado en las aulas de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC), muchos de ellos ahora son reconocidos líderes que están al frente de grandes empresas, multinacionales, o que ocupan cargos de importancia en instituciones de renombre; pero hay muchos que por azares del destino terminaron quedándose en su alma máter para hacer carrera.

La decana de la facultad de ciencias empresariales, Lissette Cristalina Canales, es un claro ejemplo de ello, pues es fruto del esfuerzo y dedicación que en su momento puso como estudiante para alcanzar el sueño de lograr un título profesional. Su tenacidad y deseos de superación le valieron para llegar más allá en su proceso de formación que se vio favorecido por las facilidades que la Utec le brindó para estudiar una maestría fuera del país.

“Para mí es muy gratificante formar parte de la historia de la Utec. Ya tengo una vinculación de más de 14 años con la institución desde que vine como estudiante en el 2001 y, desde entonces, he visto su crecimiento”, destaca.

Agregó que “cuando vine como estudiante nunca imaginé realmente formar parte del ejército de empleados de la Utec, creo que la universidad ha avanzado mucho, continúa creciendo, sigue siendo una universidad referente y ha llegado a tener un gran impacto en la sociedad salvadoreña, sobre todo porque la filosofía es democratizar la educación y posibilitar el acceso a amplios sectores de la población”.

“Veo a una institución más fuerte, con un proyecto de internacionalización muy consolidado, veo a una universidad con ganas de aprender y seguir creciendo y esa es la mística y la filosofía que nos inyectan como colaboradores”, asegura.

Agrega que se siente orgullosa de formar parte de ese equipo y además lo toma con compromiso porque considera que la universidad con la fuerza y empuje que lleva, lo mismo demanda de sus colaboradores y para ella es un verdadero honor y orgullo formar parte de esa gran familia. “Por eso estoy con toda la disposición de trabajar y dar todo lo mejor de mí para que la Utec siga siendo un proyecto innovador y de vanguardia”.

cristaCanales de Ramírez se incorporó a la Utec en 2008 como docente de la facultad maestrías y estudios de postgrado, justo en el momento en que la institución había entrado en un proceso de sucesión de puestos en la alta dirección académica, en donde la primera generación de líderes en la universidad estaba entregando su liderazgo a las nuevas generaciones.

En ese contexto hubo un cambio en toda la estructura organizativa de la universidad que originó varios movimientos, entre ellos el decanato de la facultad de informática que en aquella época era ocupado por Lorena Duque de Rodríguez, quien debía combinar sus ocupaciones con las de la Dirección Nacional de Educación Superior, lo que permitió que se abriera esa oportunidad para que la joven, que recién había concluido una maestría en Costa Rica, pusiera a prueba sus habilidades, sus conocimientos y sus destrezas en la parte de la administración a ese nivel.

Según cuenta la decana de negocios fue el mismo rector, Mauricio Loucel, quien un día le mandó a llamar para hacerle la propuesta de cuenta propia, lo que significó para ella una enorme sorpresa pues no esperaba que la máxima autoridad le hiciera semejante ofrecimiento.

“Me quedé realmente sorprendida cuando en un mediodía mi jefa inmediata, que en esa época era la licenciada Noris López Guevara, me diera la razón del citatorio a la oficina del rector, llamado que atendí de inmediato y me apersoné a su despacho. Lo primero que hizo fue preguntarme la edad y su próxima expresión después de mi inmediata respuesta, fue decirme que sería la decana más joven de la universidad”, recordó con especial gratitud.

Canales de Ramírez recuerda que en esa época apenas tenía 29 años, lo que le significó una doble responsabilidad y un gran esfuerzo por hacer crecer de la mejor forma esa facultad en la que en un período de tres años dejó cambios bien marcados como la instalación del primer laboratorio de tecnología móvil y el primer laboratorio de Macintosh, la actualización del software de diseño gráfico y la implementación de la primera carrera de ingeniería en sistemas y computación en modalidad virtual.

La decana, que después de tres años al frente del área de informática fue designada en su actual cargo en la facultad de ciencias empresariales, dice que para ella la Utec es la institución que le dio la oportunidad de desarrollarse como persona y como profesional.

“La Utec me ha dado la oportunidad de fortalecer todo mi desarrollo académico, gracias a la universidad he tenido la oportunidad de especializarme en dos maestrías, la primera con el INCAE Business School y la segunda, que impartió el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México”.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis − 1 =