Directora ejecutiva de Fundación Uno destaca cualidades de rector de la Utec

Azalea Cortes de Mata dice que conoció al ingeniero Nelson Zárate a finales de la década del setenta y que desde muy joven fue una persona inteligente, aplicado y presto a ayudar a los demás.

Wilber Góchez
wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv 
Especial 35 años de la UTEC
La Palabra Universitaria

Su astucia, entrega, inteligencia y particular manera para administrar es una de las principales características que en los últimos años permitió que al ingeniero Nelson Zárate se le encomendará tomar el timón administrativo-académico de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC).

El ingeniero Zárate, que tiene la dicha de manejar los hilos de la Utec justo ahora que se cumplen 35 años de arduo trabajo en la formación profesional de miles de salvadoreños, es un funcionario y buen formador académico que a raíz de su notorio trabajo ha dejado en el camino huellas imborrables que han marcado a más de uno de esos jóvenes que en su momento tuvieron el honor de formarse con sus conocimientos.

Azalea Córtes de Mata, una profesional de la contaduría pública y auditoría, graduada de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) y quien ahora se desempeña como directora ejecutiva de la Fundación Uno para El Salvador,  es una de tantos profesionales que a finales de la década de los setenta tuvo la dicha de conocer al entonces instructor del área de matemática, Nelson Zárate, quien según destaca desde aquel momento era un joven que prometía ser un destacado profesional, principalmente por su disposición para ayudar a los demás.

“Al ingeniero Nelson Zárate lo conocí en el año 1979 cuando él era uno de los más brillantes instructores de las matemáticas uno, dos, tres y cuatro, de la UCA. Él era siempre un joven integro, un profesional visionario, comprometido y presto a ayudar”, destaca.

“Yo recuerdo que siempre llegábamos llorando a su cubículo a pedirle ayuda sobre temas como las derivadas, los límites, la trigonometría y un sinfín de temas relacionados a los números, solicitudes a las que Zárate, que era uno de los instructores predilectos, escogidos y muy querido de los jesuitas, siempre con mucha paciencia, entrega, amor y compromiso dedicaba largas jornadas y muchas horas de su tiempo.

Después de salir de su clase se iba a su cubículo y recibía a los alumnos y con el mayor deseo, la mejor voluntad, con mucho respeto y compromiso se entregaba a explicarnos”, recuerda.

“La Utec es una institución que apoya la educación, que cree fielmente en la educación, que forma profesionales de calidad, que tiene la más amplia variedad de carreras, un amplio campus, una gran capacidad y el mejor equipo de docentes para poder atender las carreras”, dijo la profesional en referencia a las virtudes formativo-académicas que la casa de estudios superiores exterioriza ante la sociedad.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× cuatro = 24