Josué Flores: el mariachi que viste de charro para conquistar el público en Barcelona

El Charro puro corazón, es el nombre artístico de este intrépido santiagueño que ha decidido volver a la ciudad condal en España para exponer su talento y hacer realidad su sueño de cantar.

Wilber Góchez – Silvia Sandoval
wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv
Fotos: Cortesía de El Charro puro corazón
La Palabra Universitaria

 

Seguir ganando terreno en el campo artístico y destacarse como un compositor de renombre en el mundo musical es uno de los motivos que llevó a Josué Salathiel Flores Valladares, conocido en el espectro de la música como El Charro puro corazón, tomar la decisión de regresar a Barcelona, una de las principales ciudades de la madre patria, España.

En su estancia en la tierra que lo vio nacer, La Hacienda de Tihuilocoyo del cantón Las Guarumas, en el municipio de Santiago Nonualco, del departamento de La Paz, se dio cuenta que las condiciones que lo hicieron migrar la primera vez a Barcelona seguían siendo las mismas: mala situación económica, delincuencia y poco acceso de oportunidades para desarrollarse como cantante, lo que de inmediato lo impulsó a gestionar nuevamente su retorno a la ciudad Condal del país español.

Josué Flores explica que su día a día en España es como el de todo migrante, tratando de sobrevivir de la manera que sea. Se dedica al trabajo de la construcción, a su familia y en el tiempo libre se mete de lleno a la creación de canciones, pues una de sus grandes pasiones es la composición.

“Aunque mi nombre como compositor aún no es grande, pero esa es mi misión luchar cotidianamente para salir adelante ya que los días en España son difíciles”, dice el compatriota.

El Charro salvadoreño destaca que para hacerse notar ante el público que lo contrata para fiestas privadas, debe hacer grandes esfuerzos a través de sus buenas relaciones con amigos y conocidos para participar en eventos generales que son organizados para dar a conocer la música de varios países como México, Ecuador, Bolivia, entre otros de varios continentes.

charro2“Las redes sociales son otro mecanismo efectivo para darme a conocer y divulgar así mis contenidos musicales y es por este medio que logro concretar varios contratos”, destaca el cantante.

Gracias a su talento, sus gestiones y la recomendación que buenos amigos le hacen, El Charro salvadoreño ha dejado huella con sus clientes a quienes le ha amenizado fiestas como cumpleaños, bautizos, serenatas, quinceañeras, homenajes, inauguraciones de locales y sin faltar el fuerte de un artista de talla, cantar en restaurantes y bares que es lo que muy a menudo se le puede disfrutar y deleitar.

Pero agrega que “he adoptado el personaje del payaso Lamparín para amenizar fiestas infantiles y eso me lleva a ser un artista polifacético, tanto como en fiestas de niños, en el espectáculo musical abordo otros géneros como la cumbia.

Su esfuerzo y dinamismo en la ciudad de Barcelona le ha valido de mucho ya que ha tenido participación destacada en diferentes programas de radio, recibir el premio como el talento latino de 2013, entre otros reconocimientos que ha recibido de asociaciones colombianas, mexicanas, ecuatorianas, centroamericanas, entre otras.

Con satisfacción dice Flores que recibe los comentarios positivos que muy a menudo recibe de la gente que lo escucha, especialmente españoles que como cultura general no gustan mucho de la ranchera, pero que en sus presentaciones a más de alguno le saca una “bailadita”.

“Casi siempre me presento en restaurantes, bares y fiestas públicas, pero en mis presentaciones muy a menudo la gente se acerca a mí y me felicita, especialmente españoles cuando me ven que estoy cantando se detienen y simplemente disfrutan”, puntualiza el artista.

Dijo que entre sus proyecciones a futuro está seguir potenciando su música, sus composiciones y además seguir ayudando a su comunidad en El Salvador, para la que con mucha frecuencia está organizando eventos benéficos para contribuir a la causa de niños y personas mayores de La Hacienda de Tihuilocoyo.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho + = 17