Entre abrazos y sonrisas 11 parejas se casaron en la Utec

La casa de estudios desarrolla el programa de bodas colectivas con el fin de contribuir a la integración familiar de muchas personas que, por otras vías, no pueden lograr su sueño.

Ethelyn Veliz
Fotos: Oscar Sosa
La Palabra Universitaria
 

La facultad de derecho de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC) como parte de sus actividades de proyección social organizó las bodas colectivas 2015, mismas que son desarrolladas por estudiantes y docentes de la cátedra de derecho de familia.

Dicha celebración llenó de amor y felicidad a cada una de las parejas que unieron sus vidas al lado de su pareja ideal. De todas edades, jóvenes y adultos, decidieron participar de esta celebración. Con juramentos como amarse y respetarse y ser fieles el uno con el otro, las 11 parejas iniciaron una nueva etapa en la vida, donde el matrimonio no es un pacto, sino un proceso de amor mutuo.

Según el decano de la facultad de derecho de la Utec, Edgardo Velásquez, la naturaleza del hombre no es la soledad, por lo cual siempre necesita de la compañía y apoyo de alguien más, haciendo énfasis en la necesidad de comprender el matrimonio como una herramienta de desarrollo individual, que asegura la continuidad de una raza, cultura y de la nación misma.

bodas1aLa biblia cita algunas frases expresadas en el libro del Génesis, en donde hace referencia que, “no es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea”. Por ello, el decano expresó que como universidad se cree en el matrimonio y, por lo tanto, lo llevan a cabo cada ciclo para unir a más parejas.

“Debemos entender que el matrimonio es otro paso que se da en el ciclo de la vida, no solo es firmar un papel y ya, implica la procreación de hijos e hijas, pero no una procreación de fertilidad, sino de continuidad de nuestra raza, cultura y de la nación”, dijo Velásquez.

Mientras tanto la docente Sandra Majano percibe en las bodas colectivas un proceso de enseñanza-aprendizaje para los estudiantes de la carrera de derecho, ya que son ellos quienes redactan los escritos legales.

“Con estas bodas se busca el aprendizaje a través de las muestras matrimoniales y apoyar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos, quienes han elaborado los documentos nupciales”, mencionó Majano.

Sin embargo, una celebración nupcial no es nada sin las apreciaciones de las parejas contrayentes, quienes se mostraron felices de iniciar una nueva vida al lado de sus cónyuges.

“Me siento feliz y contenta porque hemos avanzado un paso más en la vida y me siento feliz por este nuevo acontecimiento”, expresó Roxana Maribel Meléndez. Mientras tanto su esposo Miguel Ángel Menjivar, agregó que se siente feliz porque ante la ley “ya estamos legales y porque inicio una nueva etapa en mi vida”, puntualizó.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 7 = quince