Analizan importancia de estudios de masculinidades durante congreso

Mediante un panel de análisis y discusión se abordó la temática desde una perspectiva integral, en la que los panelistas reflexionaron sobre la importancia de proyectar de mejor manera los proyectos relacionados al estudio de las masculinidades.  

Karla Beatriz López 
La Palabra Universitaria 

Sobre el desarrollo de estudios de las masculinidades versó un panel foro que se desarrolló recientemente de manera virtual, en el marco del tercer congreso internacional denominado Universidad, igualdad y educación no sexista, impulsado por la Fundación Justicia y Género y la cátedra de género de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec).   

“Los temas más abordados en los estudios de masculinidad son la violencia, la paternidad y la diversidad sexual, la masculinidad patriarcal y lo relativo a las personas LGBTQ”, dijo Gabriel Alvares, psicólogo e investigador profesional en temas de derecho y masculinidades. 

Dijo que a raíz de los crímenes de odio contra la población LGBTQ existe mucho trabajo relacionando a la masculinidad patriarcal con la violencia de género y que, ademáshablar de masculinidad no es solo hablar de los hombres, sino también es hablar de una visión estructural que se tiene respecto al género masculino. 

“Los estudios de masculinidad han tenido poca fuerza en Latinoamérica en los veinte años que se han venido realizando, y es que falta que la construcción teórica vaya de la mano con un movimiento social. Hay poco interés aun desde las esferas sociales para tratar temas de masculinidades en aspectos de una dinámica cotidiana”, acotó Alvares. 

Por su parte la antropóloga, Numa Dávila, habló sobre los discursos que construyen el modelo de masculinidad dominante, según su reciente investigación realizada en Guatemala, pero que a su vez estas conclusiones se pueden extrapolar a muchos países de la región, según la moderadora de la conferencia. 

La investigación, de acuerdo a lo que explicó Dávila, comprende nueve discursos que van enfocados en la masculinidad los cuales son la familia tradicionalel amor romántico, lo religioso, el neoliberal, la homofobia, la violencia, el racismo, el nacionalista y la deconstrucción. La antropóloga además explica que estos discursos son promovidos por la iglesia, la escuela, los medios de comunicación, el Estado, la familia y el sector empresarial. 

“Los discursos sociales los estamos entendiendo como esas prácticas de lenguaje que tienen fuerte impacto en los individuos, pues son ellos los que nos construyen colectivamente y quienes también los reproduce en su vida cotidiana y que se constituyen a sí mismo discursivamente”, comentó Dávila. 

De acuerdo con el significado de masculinidad hegemónica, la antropóloga dijo que es el  modelo que la mayoría de hombres tienen y se esfuerzan por alcanzar,  y que además cada cultura tiene su ideal de masculinidad al cual aspirar. 

En esta misma línea compartió la psicóloga feminista, Alejandra Muralles, un análisis acerca de tres investigaciones macro efectuadas en diferentes años con los estudiantes de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC). 

El análisis de la psicóloga Murallas, se basó en la descripción que los estudiantes de la universidad brindaron acerca del significado de ser hombres o cómo debería ser un hombre. La investigación define el guion de género en la masculinidad dominante. 

Entre los resultados más importantes fueron el que los adjetivos más frecuentes utilizados para describir al hombre se basaron en el estereotipo de un hombre fiel, amoroso, honesto, trabajador, sincero, comprensivo, inteligente, honrado y confiado; estos resultados según dio a conocer Murallas se mantienen a través de los años, teniendo en cuenta que la primera vez que se investigó fue en el año 2011, posteriormente en el año 2018 y finalmente 2020. 

Murallas culminó con su análisis diciendo que la dominación es la base la masculinidad. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− dos = 4