Psicólogo uruguayo habló sobre la psicología de la risa durante conferencia virtual

Andrés Buschiazzo Figares fue parte del staff de profesionales de la salud mental que participaron como ponentes en la edición 2020 de la semana de la psicología, que organizó la escuela de psicología de la Utec.  

Katlyn Granados Búcaro 
La Palabra Universitaria  

La psicología de la risa y el humor fue el tema de una magistral conferencia que impartió el profesional de la salud mental de origen uruguayo, Andrés Buschiazzo Figares, en el marco de las actividades desarrolladas en la edición 2020 de la semana de la psicología, que organizó la escuela de psicología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec). 

Esta edición, en consideración a la pandemia del coronavirus, se desarrolló bajo la dinámica de la virtualidad por medio de diversas plataformas.   

Buschiazzo, quien se desempeña como director académico del Centro de Estudios Adlerianos-IAIP del Uruguay, desarrolló una ponencia basada precisamente en las teorías del connotado médico y psicoterapeuta austriaco, Alfred Adler.   

En su intervención, sostuvo que Adler fue todo un experto, porque detrás de cada enfermedad lograba ver un enfermo, es decir, un estilo de vida, esto significaba que detrás de un trastorno psicopatológico hay un estilo de vida que es único y peculiar, también recalcó que es importante determinar o entender qué es lo que le hace bien al ser humano y de qué forma se pueden disminuir los aspectos psicopatológicos.  

También indicó que ni la genética ni la experiencia son determinantes del estilo de vida, sino más bien el poder humano. “Lo que determina el estilo de vida es el poder humano, es la capacidad de poder interpretar de manera libre lo que nos sucede”, expresó el especialista.  

“Hubo un largo tiempo donde la psicología hizo hincapié en aquellas cosas que no funcionaban en las disfuncionalidades y aprendimos mucho sobre el malestar, pero no así sobre el bienestar. Con la psicología Adleriana empezamos a comenzar a ver algunas pistas, por eso decimos que desde el día uno de la sesión deberíamos prescribir cinco cosas: participar de algún grupo social extra-trabajo, hacer alguna contribución o ayudar a alguien, hacer algo todos los días, contactar con las emociones y también tener actividad física”, recalcó. 

Asimismo, indicó que el humor y la risa son un buen conjunto para poder cambiar el marco de referencia y ayudar a las personas. “Uso psicoterapia de la risa sirve para mantener la alianza terapéutica, disminuir las resistencias y establecer un buen reporte, incrementar la objetividad porque uno logra tomar distancia del conflicto, cesan los pensamientos rumiantes o parasitarios, esos pensamientos obsesivos, porque facilita un punto de vista complementario e incrementa la flexibilidad psicológica”, resaltó.  

“El oficio del fisioterapeuta debe ser de presentarse lleno de humor al paciente y ahí es la clave que caracteriza la psicología Adleriana, ustedes pueden fijarse en la sonrisa de algunos Adlerianos grandes como Frank Walton, Richard Watts, Eva Dreikurs, la gran capacidad de sonreír que tienen los Adlerianos, que es la capacidad de poder conectar y también que los vean como sujetos imperfectos, porque se generan vínculos horizontales en esta utopía de la igualdad social”, indicó.  

Para finalizar, el especialista expresó que la risa ayuda enormemente ya que es uno de los mecanismos para establecer la empatía, de la misma manera, indicó que esta psicología se puede ocupar en cualquier ámbito, pero sobre todo en la psicoterapia, la educación y el asesoramiento, ya sea en organizaciones, institucionales o en grupo de mujeres. 

Es decir, el humor y la risa son necesarios para poder tratar problemas sociales y personales ya que aumentan el bienestar psicológico y ayuda a disminuir el estrés, pero se debe tomar en cuenta que es importante determinar qué tipo de pacientes pueden participar en dichos ejercicios terapéuticos.  

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


2 − = cero