La onicofagia un trastorno compulsivo de la ansiedad  

Así lo expresó la psicóloga de la Utec, Claudia Membreño, quien dio su aporte sobre este trastorno que crea el hábito de comerse las uñas tanto en niños, jóvenes, así como también en adultos, lo cual surge a causa de la ansiedad que estos puedan padecer.  

Katlyn Granados Búcaro  
La Palabra Universitaria  

Sobre el hábito de la onicofagia se basó el tema que desarrolló la psicóloga de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), Claudia Membreño, quien destacó que este es un hábito compulsivo que causa que las personas se muerdan o se coman las uñas, así mismo, crea en ellas el pensamiento que al hacerlo de esa manera se pueden calmar los momentos de ansiedad o padecimientos como el estrés diario.  

La especialista sostuvo en el programa televisivo 33 te escucha, que este padecimiento no solo se da en niños, sino también en adolescentes e incluso en personas adultas, quienes debido a momentos de estrés que no se pueden concretar tienden a llevar las uñas a la boca, así pues, el hecho de hacerlo tiende a hacerles sentir calma o disminución en cuanto a los nervios o ansiedad que puedan padecer. 

Membreño sostuvo además que las personas con esta obsesión tienden a repetir contantemente esa manía, la cual debido a su impulso constante y recurrente se podría considerar parte del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), así mismo, indicó que esta situación puede causar consecuencias graves a la salud, es decir, se puede llegar a tener deformaciones mandibulares, infecciones en la piel, así como mal formaciones en uñas y dedos de la mano entre otros.  

Indicó también que esta conducta puede ser aprendida en los niños, quienes al ver tienden a repetir inconscientemente. “En ciertas etapas de la vida el niño aprende observando, si el niño vive en un ambiente donde los padres o los adultos que le acompañan en su casa no saberegular la ansiedad, no saben manejar el clima y generar o transmitir a los niños sensaciones positivas o de calma o acompañarlos en la situación a la hora de enfrentar el estrés, el niño va a aprender si algo lo hace, cuando está tenso el niño también lo va a experimentar”, explicó la especialista.  

“La obsesión es la idea fijada y la compulsión es el impulso repetitivo, la acción que le da respuesta a esa obsesión, yo tengo la idea fijada en un problema y mi compulsión fijada o automatizada para darle respuesta a esa idea fija es el hecho de meterme las uñas a la boca; ahora bien, a veces no es consiente, cuando se es consiente es mucho más fácil trabajar en una solución, pero cuando es un impulso, la obsesión lo lleva al impulso. Tengo una idea fijada y el impulso que me lleva para encontrar la calma o la ansiedad que me produce de esa idea, me lo llevó a la boca”, ejemplificó Membreño. 

Para finalizar reforzó sobre lo importante que resulta poder aprender a manejar las emociones y controlarlas antes que estas se conviertan en un TOC; ademáses necesario poder tratar esta situación con especialistas que ayuden por medio de terapias, también incluir ejercicios, tanto respiratorios, así como físicos que ayuden a relajarse y controlar la ansiedad que puedecausar los diferentes problemas como el estrés, nervios o la preocupación que conlleva a afectar y hacer de esta manía un obsesión compulsiva y dañina para la salud.  

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 − = cero