Karla Hernández: una egresada que no se ha dejado doblegar ante las dificultades 

Valentía y positivismo han sido claves para que la egresada de licenciatura en comunicaciones, de la Utec, siga persiguiendo sus sueños a pesar de las dificultades. 

Karla Beatriz López 
La Palabra Universitaria  

El amor que desde niña tuvo por las comunicaciones impulsaron a Karla Hernández a inscribirse en esa carrera y forjar su futuro profesional en las aulas de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), de la cual, entre altas y bajas, ha logrado egresar y se esmera por iniciar su proceso de preespecialidad para lograr concretar su objetivo, ser una licenciada de las comunicaciones.  

La vida da muchas vueltas, trae consigo retos e infinidad de obstáculos que deben ser superados para lograr coronar los más anhelados sueños que cualquier persona tenga; ese, precisamente, ha sido el día a día de Karla Hernández, pues desde que egresó en 2018 ha tenido que remar contra la corriente en la vida, lo que le ha impedido continuar con su proceso de preespecialidad en la Utec, pero que proyecta retomar en un corto plazo.  

“Yo siempre decía, un día voy a estar en la radio”, manifiesta Karla, llena de melancolía al recordar. 

Los embates del covid-19 han venido a agravar la situación de Karla Hernández y su esposo, ya que ambos fueron cesados de sus empleos y eso ha significado un panorama cuesta arriba, que los ha llevado a reinventar una estrategia emprendedora que les permita subsistir ante este complicado escenario que la vida le plantea a la humanidad. 

Vender lácteos y huevos, así como también alcohol y desinfectante, es la idea de emprendedurismo que de momento mantiene a flote la subsistencia familiar de Karla Hernández, quien reconoce que al principio recibió críticas de parte de sus conocidos, quienes no se hacían de la idea de que una egresada emprendiera en esa área, pero tuvo éxito, y en poco tiempo hasta los que en un principio la habían desilusionado, le comenzaron a comprar los productos, “muchos piensan que uno por ser estudiado no puede emprender, siempre cuando el trabajo sea honrado no importa”, comenta la comunicadora. 

No cabe duda de que la pandemia ha socavado todo tipo de proyectos y sueños, pero es importante resaltar que muchos no cedieron, no renunciaron y se animaron a emprender y luchar paso a paso por sus sueños ante los problemas. 

Karla Hernández es una de estas personas que se está convirtiendo en un ejemplo para las madres, para las esposas y para toda una juventud estudiantil que a lo mejor han intentado renunciar a sus anhelos formativo-profesionales.  

“Quiero empezar otra vez el proceso de pre-especialización, expresó Karla con evidentes gestos de optimismo y seguridad. 

Lácteos Fuentes, es el nombre de la fanpage de Facebook que ha habilitado la emprendedora para impulsar su negocio de productos lácteos, algunos cereales y más, mismos que dijo, empezaron a ser promovidos entre sus mismos excompañeros de trabajo. 

Sus sueños ahora están enfocados en instalar a Lácteos Fuentes en un local, contratar personal de confianza y seguir con el negociomientras ella continua su proceso de pre-especialización en las aulas de la Utec. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 + = diez