Rodrigo Velis: a pesar de las circunstancias, no hay excusas para detenerse 

Velis es un joven santaneco que a raíz de la pandemia le pausaron la oportunidad de seguir laborando; sin embargo, eso lo motivó a buscar alternativas y salir de su zona de confort, vendiendo comida en su comunidad.  

Ender Gamero 
La Palabra Universitaria  

Un profesional que se atreve a ensuciarse el traje por estar cerca de la gente y vivir las experiencias para no esperar que se las cuenten, así es como se podría describir a Rodrigo Velis, quien recientemente ha egresado como estudiante de comunicaciones en la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC).  

La crisis mundial por covid-19 provocó que muchas empresas pausaran varias o todas sus actividades ordinarias. Los medios de comunicación no han sido la excepción, afectando a muchos que se acababan de insertar en este complejo mundo laboral. Rodrigo es una de esas personas que han tenido que reinventar sus habilidades y continuar con lo que se pueda.  

Con la mejor actitud y el apoyo de su familia y amigos, decidió emprender su propio negocio vendiendo comida a domicilio en su lugar de residencia. Le dimos por la misma necesidad, por el momento no tengo trabajo, pero la comida siempre hay que buscarla” 

Velis reconoce que, a pesar de las circunstancias, no hay excusas para detenerse y creer que no se puede hacer algo que esté alejado de la zona de confort, eso lo ha llevado desde jalar carga en el negocio de un amigo hasta relacionarse con diplomáticos como parte de su labor comunicativa. Por ser un comunicador no debo creer que no puedo ponerme a vender comida, esto se trata de aprender y no rendirte. 

Como si fuera poco, en medio de momentos difíciles la vida lo puso a prueba a este joven, que hace algunos años sufrió la pérdida de su madre; recientemente, le tocó afrontar otra dura experiencia y decir hasta pronto a su padre que con una voz entre cortada lo recuerda. “Hubo un año que yo no tenía para pagar la universidad y mi papá me dio lo que había ganado de su cosecha para que no me detuviera en alcanzar mi sueño”, ahora el compromiso de culminar su carrera también es con él, menciona. 

Velis aconseja no centrarse en lo desafortunado de las cosas y con una anécdota lo explica: “estaba trabajando en una fábrica y una supervisora me dijo que yo siendo universitario y estaba maquineando, le dije que al menos yo estaba iniciando y que primero Dios algún día sería algo mejor y, ella, siempre iba a estar allí (ríe)”. 

Actualmente tiene su fe puesta en que las cosas van a mejorar y que podrá regresar a la radio donde ya laboraba y quizá ejercer su profesión que lleva en su ser desde que era un niño, curioso y lleno de sueños.   

Los logros que ha alcanzado en su vida personal y académica son parte de las cosas que motivan a Rodrigo Velis a no desistir en lo que quiere alcanzar. Además, su espíritu de solidaridad con quien le solicita una mano es de las cosas que más lo hacen sentirse bien consigo mismo, dice con satisfacción.  

Esta es una historia más que demuestra que siempre hay más razones para seguir adelante que excusas para dejar de avanzar. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 × = cuarenta