Trastorno de la ansiedad puede tener su origen en hechos de la infancia 

De acuerdo a la psicóloga de la Utec, Elsa Vega, es de mucha importancia que los padres de familia cuiden la salud emocional de sus hijos desde sus primeros años de vida. 

Alberto Javier Valdés 
La Palabra Universitaria  

La agorafobia o trastorno de la ansiedad es una de los padecimientos que tienden a afectar el desarrollo normal de las personas y que, con el pasar del tiempo, se vuelve un problema al que debe ponérsele atención con urgencia, especialmente con la ayuda de profesionales de la salud mental. 

En ese sentido la experta de la psicología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), María Elisa Vega, explicó que la agorafobia generalmente se manifiesta en la edad adulta del individuo, produciendo el miedo a perder el control durante un evento público o en espacios abiertos donde transcurren muchas personas que pueden ser testigos de la falta de dominio sobre si de la persona afectada. 

La psicóloga indicó que existen manifestaciones previas al ataque de ansiedad en la persona que la padece, como el caso de algunos individuos que desde momentos antes de ingresar a un centro comercial o a una conferencia, ya comienzan a sentir ansiedad, solo por saber a lo que se enfrentarán. 

Las sensaciones de querer escapar para huir de la situación, la sudoración en el cuerpo, el dolor de pecho o abdominal, así como también asfixias, aseguró Vega, son las sintomatologías que una persona con este padecimiento enfrenta, hasta el punto de querer encerrarse en su casa por tiempos prolongados aseveró la profesional. 

“Aquellas personas que tienen que ir a hacer trámites a los bancos, supermercados donde hay personas en su entorno, les comienza a generar esa ansiedad previa a ese tipo de sintomatologías”, indicó la experta durante su acostumbrada participación en el programa televisivo 33 Te Escucha. 

Entre las técnicas de relajación para manejar eficientemente este trastorno, la psicóloga develó técnicas para el control del estrés o, incluso, la utilización de la “imaginación” como medio para neutralizar y modular este mal. 

La profesional dijo también que otra manera de prevenir este trastorno es el cambiar pensamientos negativos por positivos y aseveró que el llevar una vida sana con ejercicio físico puede mejorar la calidad de vida de las personas que padecen este trastorno. 

“Hay una diferencia entre lo que es fobia social y agorafobia, el miedo a perder el control cuando hay muchas personas eso es agorafobia, en cambio la fobia social es el miedo al escrutinio de otras personas, como que lo observen”, indicó Vega. 

La profesional dijo que un error común entre las personas que padecen este mal es que tienden a “auto medicarse” para evitar este tipo de síntomas. 

Vega terminó su participación en el programa invitando a las personas que padecen este mal, a visitar profesionales especializados en la rama para que puedan atenderlos eficientemente, tales como psicólogos e incluso psiquiatras. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ cinco = 6