La UCA pide al Estado continuidad en proceso judicial en caso jesuitas

El pronunciamiento de las autoridades de la universidad jesuita tras la condena en España de Inocente Montano, por la masacre de los religiosos en el recinto universitario, se enmarca en la exigencia de que el proceso continúe para hacer justicia con el resto de involucrados.  

Wilber Corpeño 
La Palabra Universitaria  

En las primeras horas del viernes 11 de septiembre El Salvador recibía la noticia que llegaba desde la ciudad de Madrid, España, sobre la condena contra el excoronel salvadoreño Inocente Montano, a purgar una pena de 133 años, 4 meses y 5 días de prisión por cinco asesinatos de “carácter terrorista”, cometidos en el recinto de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), en noviembre de 1989, en tiempos del conflicto armado.  

De acuerdo a la lectura pública del fallo, los jueces del tribunal español detallaron que el ex viceministro de seguridad pública de El Salvador cumpliría 26 años, 8 meses y un día de cárcel por cada una de las muertes de los cinco jesuitas españoles asesinados hace casi 31 años. 

Tras esa resolución, las autoridades de la referida universidad se han pronunciado exigiendo al Estado salvadoreño la continuidad del proceso para hacer justicia completa con el resto de involucrados en el sonado caso. Hemos visto con agrado como la Audiencia Española ha instruido debidamente este caso, dijo en conferencia de prensa el rector de la UCA, padre Andreu Oliva. 

En ese sentido hizo énfasis en la importancia que las instituciones del país sean claras en este punto y colaboren en construir paz con justicia, ya que hasta el momento ha habido ocultamiento de la verdad. “Si el presidente Nayib Bukele está interesado en la justicia en nuestro país, no tiene otro camino que ordenar la apertura de archivos militares y si la Fuerza Armada está a favor de la justicia y de la paz, debe poner a disposición los archivos”, insistió el religioso.  

Del mismo modo apuntó que “no deben seguir esperando más todos aquellos crímenes y masacres que se cometieron en el país. Esta sentencia mantiene nuestra ilusión de seguir trabajando para construir una nueva realidad”. 

En su pronunciamiento oficial las autoridades de la UCA sostienen que la resolución judicial de un crimen de lesa humanidad es un medio que permite avanzar hacia el ideal que la compañía de Jesús expresó desde el primer momento que ocurrió la masacre. El camino de reparación pasa por el conocimiento de la verdad, la práctica de la justicia y el perdón.  

Las condenas judiciales nunca son motivo de alegría, expresan la triste realidad de un pasado doloroso y trágico. También expresan lo peor de la condición humana. Pero siempre son una garantía de no repetición de estos actos”. 

Tanto el rector de la UCA, padre Andreu Oliva, como el padre José María Tojeira, insisten que seguirán ejerciendo presión al Estado salvadoreño y a las instancias responsables de la justicia en El Salvador para que den continuidad al proceso judicial, el cual, dijeron, podría ser de la mejor manera si la Fuerza Armada accede a abrir sus archivos.  

“Abrir los archivos y pedir perdón es una deuda que la Fuerza Armada tiene; en democracia hay que reconocer la verdad y arrepentirse”, apuntó el padre Tojeira. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 + uno =