Expertos dicen que rutas migratorias más peligrosas son aquellas no establecidas oficialmente 

Ese fue parte del análisis que se estableció durante una mesa redonda que se desarrolló en el marco de la décima quinta semana del migrante de la Utec. 

Carlos Adonay Villegas Hernández 
La Palabra Universitaria 

La Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC) celebró de manera virtual la décima quinta Semana del Migrante, donde el objetivo principal fue hacer conciencia sobre los riesgos que los migrantes sortean en su camino hacia el mal llamado sueño americano. 

Flujos migratorios y la situación de la población migrante en la frontera Sur de México, durante la pandemia covid-19, fue el tema de una mesa redonda que se desarrolló durante el cónclave, en el que participaron como panelistas Karen Pérez, coordinadora de la oficina del Servicio Jesuita a Refugiados de Tapachula; y Fermina Rodríguez, del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova A.C. 

Rodríguez comentó que muchos migrantes por situaciones económicas y de seguridad son obligados a salir de sus países natales, la gran mayoría de Latinoamérica de manera significativa, lo cual el gobierno de México no trata de solventar ni está interesado en dicha temática que es importante para muchos. 

“En cuestión territorial México es mucho mayor que el estado salvadoreño, eso nos da una perspectiva de cómo hay un desconocimiento geográfico de quienes deciden migrar o estén forzados a hacerlo. Este es un tema transversal en todo momento, no sólo por la dimensión geográfica sino por el número de personas que ingresan por la frontera y la diversidad de nacionalidades que tenemos presentes aquí en territorio mexicano, específicamente chiapaneco, ya sea de manera regular o irregular”, dijo la experta 

Ambas panelistas coincidieron que hay muchas fronteras porosas e invisibilizadas que están vigiladas por la guardia nacional y que son caminos donde muchos migrantes recurren. Esto hace que este grupo de personas tengan ese reto dificultoso para su ingreso al territorio. 

Las rutas más peligrosas son las que no son establecidas como rutas de ingreso, y que la misma población migrante y los traficantes polleros han estado delimitando y encontrando para evitar encuentros con el Instituto Nacional de Migración y las demás corporaciones policíacas que se instalaron para el tema de la detención”, afirma Rodríguez, capacitadora de derechos humanos para los migrantes. 

Durante la actividad también se mencionó que las caravanas que surgieron en el 2018 fue un gran reto de manera emocional y física por parte de las organizaciones mexicanas que acompañaban ese éxodo; así mismo, cambió las formas de atención y metodologías para observar la situación en esos momentos, de manera que pudieron monitorear las fallas que causó el Estado de México al engañar a muchos prometiendo un trato adecuado, pero más tarde revelaron su mala intervención por parte de las autoridades policiales al criminalizar estos hechos tomando medidas de violencia innecesaria.  

La experta de relaciones internacionales, Karen Pérez, dijo que los éxodos del 2018 marcan un antes y después en temas de flujos migratorios y de cada organización, ya que tuvieron que adaptarse a las necesidades que había por parte de los migrantes, a lo que ellos tenían en esos momentos, debido a que no se esperaban esa situación que se convirtió en un monstruo de gran impacto; sin embargo, lograron organizar y actuar de manera colectiva. 

Pérez apuntó que el tema de la pandemia no es algo que hará detener la migración ya que las necesidades de las personas aumentan para poderse refugiar, tampoco existe ningún muro que las parelas rutas ya están marcadas. 

Al inicio de la pandemia las personas seguían llegando, pero esta vez con mucha más necesidad porque no hay trabajo, ni instituciones abiertas, algunas personas no tenían dinero para una renta y otras con problemas de salud, etc., explicó. 

Las condiciones vulnerables de la población se vienen arrastrando desde hace años, pero la pandemia puso otro elemento para hacer más grave esta situación, es por lógica que vengan otras caravanas de personas migrantes, pero, sin embargo, se prevé que después de que esta pandemia haya llegado a su fin, esta migración masiva comience y, probablemente, con condiciones de salud y económicas más graves.  

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 − = cero