Preocupación excesiva durante la pandemia podría ocasionar severos daños a las personas

La característica principal de la hipocondría es preocuparse en exceso ante la posibilidad de padecer una enfermedad grave. Con la llegada de la pandemia del covid-19 es aún mayor el índice de personas que llegan a sufrir este trastorno, pues el miedo a contagiarse no deja de estar presente. 

Edith Ramos  
La Palabra Universitaria 

La hipocondría o preocupaciones excesivas ha sido el tema que puso en la mesa de análisis la profesional de la psicología de la Universidad Tecnológica de El Salvador (Utec), María Elisa Vega, quien ha explicado en el programa televisivo 33 te escucha, las consecuencias que esta condición podría causar en la vida de las personas.   

Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) hiciera pública la emergencia sanitaria por el coronavirus, muchas personas empezaron a tener un especial cuidado con su salud, algunos quizá con evidentes excesos impulsados por el miedo generalizado de contagiarse, lo que provoca como efecto cascada la ansiedad, que es una característica sintomática bien marcada de la hipocondría.  

De acuerdo a la profesional de la psicología, la hipocondría se origina en personas que no son capaces de reconocer un malestar leve e inmediatamente asociarlo con algo de mayor gravedad, por lo que como ejemplo señaló que es normal presentar dolor de cabeza al no comer un tiempo de comida, “pero un hipocondríaco piensa en una enfermedad que lo puede llevar a la muerte, vive en constante miedo y tiende a automedicarse”, dijo.  

Agregó que para estas personas dentro de su mente siguen sintiéndose mal y acuden a diferentes médicos, “y después de varios exámenes no le descubren nada porque simplemente no hay nada que esté padeciendo dentro de su cuerpo”. 

A diferencia de un hipocondríaco, la especialista explicó que un psicosomático con la misma obsesión por la salud y el miedo a morir, sí tiene un problema orgánico, es decir, una enfermedad real que no solo está en su mente. El trastorno de la hipocondría por su parte solo existe dentro de la mente del individuo y está es la principal diferencia entre ambos padecimientos que claramente son preocupantes, pero que se pueden controlar. 

Vega enfatizó en la importancia de cuidar tanto la salud mental en adultos y de igual manera en niños, pues si los padres llegan a presentar hipocondría pueden transmitir esta sensación de preocupación constante y excesiva en los menores de edad.  

En su participación en el referido programa de canal 33, apuntó además que un niño no va a presentar dicho trastorno como tal, sin embargo, el menor tendrá trastornos de tipo ansioso y se corre un riesgo mayor con los padres que llegan a automedicar a los pequeños sin tener un origen orgánico, por esta razón es importante mantener un autocontrol mental. 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


tres − = 2