Miguel Molina: el profesor que ve la enseñanza como un hobby para influir y motivar a los estudiantes

Molina es un profesional de la docencia que disfruta lo que hace, cree que si no hubiera sido profesor no tendría la vida alegre que hasta hoy tiene pues le fascina su trabajo. 

Heisel Saravia 
La Palabra Universitaria   

En el municipio de Cuyultitán, del departamento de La Paz, se encuentra José Miguel Molina Morales, quien se desempeña como docente especializado en las ciencias naturales.  

Su trayectoria como docente inició en la Universidad de El Salvador, trabajó como encargado de los laboratorios de la casa de estudio gracias a una beca “ayudantía” de la que se había hecho acreedor y, en su tiempo libre, debía dedicarse a apoyar en los laboratorios.  

Llegar a la docencia fue inesperado, pues cuenta que se graduó de bachillerato académico en ciencias naturales en 1983 y en ese tiempo a las instituciones públicas que tenían estudiantes con mayores resultados les otorgaban becas para estudiar en el exterior. Fui de los mejores bachilleres de ese año”, recordó, pues aseguró que estuvo entre los cinco mejores y se hizo digno de una de esas becas y su destino era estudiar ingeniería en sistemas informáticos, en una universidad de California, Estados Unidos.  

El camino a otro país fue cancelado por la revuelta del 83 y tuvo que aceptar la oferta de estudiar en la Universidad de El Salvador, en la que su opción era estudiar profesorado en biología y aceptó el reto.De hecho tenía unos amigos que estudiaban eso y me llamó la atención y me fui al lado de ellos, para serte sincero creo que me motivo más la amistad, la oportunidad que tenía”, aseveró el profesor de 47 años, quien además se preparó con el idioma inglés.  

La influencia de sus amistades conllevó a que disfrutara de su paso por la universidad, aunque no fue solo eso, “no me arrepiento, el profesorado siempre estuvo en mi sangre, mi papá fue profesor y siempre lo vi como una opción, y cuando me dijeron que iba estudiar un profesorado, yo dije sí inmediatamente y no lo dudé”, expresó el educador que también es padre de dos hijos.  

Molina Morales, originario de Zacatecoluca, ve su trabajo como una afición y tiene una gran trayectoria pues ha laborado desde que tenía 18 años cuando aún era estudiante, ha dejado huella en instituciones públicas y privadas, entre ellas universidades prestigiosas del país.  

Aunque su fuerte es la ciencia y química, se defiende con el idioma inglés, ha trabajado dando clases de dicho idioma y realizó el curso del MINED, Compite 

Su entrega y dedicación es indescriptible, es un hombre entregado a sus amigos, da la vida por su familia y ama su trabajo, es muy dedicado y busca la manera de motivar a sus estudiantes y el mayor reto con el que se encuentra siempre como docente es encontrar estudiantes motivados, su mayor compromiso es influir en los “estudiantes con problemas familiares, personales, de drogadicción o de alcohol y siento que a veces no hago lo suficiente para encausar sus problemas y ayudarles”, expresó el pedagogo. 

Una de las cualidades que se destacan de don Miguel es que busca influir de forma positiva en sus estudiantes. Para él, que sus estudiantes le digan “profe usted me ayudó a salir bien en la universidad”, lo motiva a mejorar y ser más empático y solidario con sus estudiantes. 

Entre las cosas que lo llenan de satisfacción en su trabajo es ver a sus estudiantes graduarse y cada vez que eso sucede siempre “digo gracias a Dios porque lo logró” y, cuando se encuentra a sus exalumnos en la calle o en sus trabajos y estos lo recuerdan “eso me hace sentir exitoso, porque fui parte de alguien que hoy es éxito”, expresó. 

La pandemia lo ha convertido en un profesor 24/7 pues reconoce que algunos estudiantes no tienen el acceso a las clases en el día y, en la noche, si lo buscan, trata de corresponder y ayudarlos sin importar la hora. Los que sentimos compromiso estamos trabajando para que el estudiante no lo sienta tan pesado”, mencionaba el docente que, además, busca hacer interactivas sus clases para que sus estudiantes no se aburran y siempre les recalca que “la dedicación, el trabajo, la disciplina y el esfuerzo nos lleva al éxito”.  

Él nunca ha esperado recibir un regalo, su máximo presente es ver que sus estudiantes logran lo que se proponen y es un indicador que lo que él enseñó en su momento, dio fruto.Los logros y éxitos de mis alumnos es el mayor éxito para mí, por eso siempre he rehuido que me reconozcan lo que hago, porque creo que lo que hago me divierte”, manifestó.  

“No hay que ser inteligente para lograr el éxito, hay que ser disciplinado y comprometido para lograrlo”, fueron las palabras con las que se despidió el docente en la entrevista virtual que concedió a LPU por medio de la plataforma Zoom. 

Comparte:

3 thoughts on “Miguel Molina: el profesor que ve la enseñanza como un hobby para influir y motivar a los estudiantes

  1. Un excelente maestro y amigo.el ve a sus estudiantes como si fueran sus hijos .dándoles consejos y ayudándoles a ser mejores seres humanos.yo como madre estoy agradecida con el.fue maestro de mis hijos.muchas gracias prof.michell.

  2. Felicidades al profesor Molin gran amigo como docente mi respeto ,muy dinamico rimnovador ,moleston en clases responsable Dios lo bendiga Miguel Molina merece en vida su reconocimiento como Docente imnovador 2020 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× nueve = 18