Resurgir en estos tiempos

Tomar los alimentos en la mesa junto a la familia, desarrollar actividades que incluyan trabajo en equipo, contemplar las flores que recién brotaron en los jardines de casa y el café de las tres de la tarde, son algunos de los momentos que se han vuelto valiosos en medio de la turbulencia.  

Edna Orellana  
La Palabra Universitaria   

La pandemia del Covid-19 ha tenido un impacto mundial, tanto, que ha obligado a las personas a reconocerse frágiles y a abrazar cambios de rutina radicales, como cambiar el ajetreo de las mañanas camino al trabajo por levantarse con menos ligereza y adaptar en casa espacios para trabajar de manera remota.  

Pero también en medio de este momento confuso y cambiante que solo afirma que los seres humanos viven en un mundo de planes y de temores, sobre todo al cambio de rutinas, de filas, de estrés, de problemas, de máquinas; donde el contacto profundo entre sí cada vez es más lejano y con un eterno desbalance.   

Entre tanto caos y crisis en el mundo algo ha podido rescatarse, la vida parece haberse reinventado, se ha aprendido a ver para dentro, a reconocer y abrazar la historia que cada uno lleva. 

Como lo definió Antoine de Saint Exupery en su clásico libro El Principito, “Lo esencial es invisible a los ojos, solo se ve con el corazón”, parece ser que ahora todos pueden ver con el corazón, parece ser que ahora todos reconocen el regalo de la vida, la alegría en una casa cuando la familia se junta a celebrar un cumpleaños y la hora del almuerzo está pactada, vivirla viéndose a los ojos y no a las pantallas de teléfonos.  

Los grupos de chats están repletos de mensajes como: “cuando esto pase vamos a hacer esto”, “cuando nos volvamos a ver seguro nos daremos un abrazo fuerte”, los abrazos, los besos, la amistad, el amor y la esperanza, son las necesidades de hoy por hoy. 

En estos tiempos de aislamiento y de vacaciones sin el mar, los seres humanos han aprendido de la brisa que entra tímida por las ventanas, de los libros, de la música, del artículo en la web, del maestro conectado incondicionalmente para sus alumnos, de las video llamadas, de la compañía y de la soledad; del llanto y de las risas.  

Ahora hay más tiempo para respirar profundo, para saborear la comida, para intentar ser feliz, hay más tiempo para intentar estar vivos, hay más tiempo para resurgir.  

Comparte:

One thought on “Resurgir en estos tiempos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× siete = 35