Desfiles, marchas y música en la “nación de héroes”

Texto y fotos: Morena Azucena

Con bandera en mano y una bolsa de dulces para repartir entre los policías, Juana Santos asiste religiosamente todos los años a los desfiles del 15 de septiembre.

Y se distingue entre la multitud por saludar efusivamente a miembros de la PNC que están listos para partir desde la Alameda Manuel Enrique Araujo hasta el Parque Cuscatlán, el nuevo recorrido del desfile alusivo al 198 aniversario de la Independencia de Centroamericana que llevó como lema “Nación de Héroes”, tal cual fue definido por el presidente de la República, Nayib Bukele, y el Comité Cívico Militar.

“Quiero a la Policía como que fueran mis hijos. Yo vengo todos los años a dejarles un dulcito, los quiero mucho (…) y le pido a Dios que los proteja donde quiera que anden”, asegura doña Juana, mientras reparte los caramelos con sabor de café a los miembros de la corporación policial, quienes también responden al efusivo saludo de la ciudadana.

El sentimiento también lo extendió al mandatario en quien deposita toda su confianza. “Que Diosito proteja a nuestro presidente con su sangre preciosa y que lo guarde de todo peligro y ponemos en manos de Dios a todo El Salvador”, dijo con convicción.

Este fervor patriótico también lo comparte Tatiana, una cachiporrista del Liceo Cristiano “Reverendo Juan Bueno”, quien hizo gala de sus destrezas artísticas durante su recorrido por la ciudad. “Pido a los jóvenes a que respeten los símbolos patrios”, indica la joven quien sueña ser bailarina profesional.

Su sentimiento hacia la patria también está acompañado de su fe y creencias espirituales, pues, afirma que “si se pone todo en manos de Dios, todo sale bien”.

Francisco Eduardo, otro joven estudiante de Tonacatepeque, también se sumó a esta fiesta patria través de su participación artística con el papel de “La llorona”, el personaje mitológico que busca desesperadamente a sus hijos a la medianoche.

“Es una experiencia divertida y muy importante para nosotros. Con lo que hacemos, representamos al pueblo”, comenta mientras sostiene un muñeco que simula al bebé que pierde este mítico personaje.

Para la docente del Instituto Nacional de San Bartolo, Ana Gloria Mendoza, el hecho de que los alumnos se esfuercen tiene su razón. “El objetivo es que ellos saquen su creatividad y que manifiesten su entusiasmo y alegría”, sostuvo la educadora.

Aunado a estos propósitos, la representante de la Departamental del Ministerio de Educación, Gaby Mina, expresa que este desfile pretende rescatar el fervor patriótico y resguardar el patrimonio cultural y tradiciones de cada departamento.

Con todos los bombos y platillos, los jóvenes acompañaron a los policías y militares, quienes se dirigieron hasta la tarima presidencial la cual estuvo ubicada en el costado norte del Parque Cuscatlán.

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 6 = seis